5 Pasos para vivir seguros

Boxer security
Boxer

5 Pasos para vivir seguros

La inseguridad constituye un problema que nos afecta a todos y es deber de todos el combatirla. La educación en materia de prevención de delitos, es un tema que de manera urgente se debe abordar en todos los rincones del país.

Conscientes de ello, hemos diseñado unos tips de seguridad, que aborda la problemática con un enfoque integral, de una manera dinámica, práctica y sencilla.

Recomendamos recorrer los cinco pasos que abarca esta metodología.

 

PASO I – INFORMACIÓN

Resulta fundamental el mantenerse informado con el fin de conocer el fenómeno delincuencial, desde sus diferentes aristas.

Informarse no es simplemente leer los diarios, escuchar la radio o ver televisión, ya que dichos medios permiten, preponderantemente, enterarnos de lo sucedido. Pareciera, incluso, que los medios han generado con el tema de la inseguridad un producto con el cual incrementan su “rating”; no obstante, y al mismo tiempo, han logrado incrementar el nivel de percepción de la inseguridad, lo cual no sirve de mucho ya que genera miedo y éste paraliza a la sociedad.

Estar informado es acudir a las fuentes de información, aquéllas donde surgen los estudios formales, profundos y objetivos que, con elementos de juicio de valor, nos permiten conocer la situación y, a partir de ahí, reflexionar y reconocer las acciones necesarias para revertir dicho fenómeno.

Hoy, más que nunca, la participación ciudadana conforma la base para la resolución de los distintos problemas que enfrentan los países. Una sociedad debidamente informada, comprometida y participativa, consolida y garantiza el que las acciones de gobierno logren cristalizar satisfactoriamente los objetivos de bienestar y armonía que deban prevalecer en cualquier país.

Por lo anterior, es preciso identificar, promover y difundir la información suficiente y necesaria que nos permita conocer, a nosotros como ciudadanos, lo que sucede en términos reales; es decir, con elementos de verdad para actuar debida y efectivamente en consecuencia.

</br>

PASO II – ANÁLISIS DE RIESGOS

Es preciso llevar a cabo una evaluación de las amenazas que están presentes en torno a nuestras vidas, en los distintos escenarios en los que nos desempeñamos, con el fin de obtener un diagnóstico y a partir de ahí emprender las acciones necesarias, que si bien no van a lograr erradicar por completo la posibilidad de que dichas amenazas se conviertan en daños reales, logremos minimizar en buena medida la posibilidad de incidencia negativa.

Este tipo de análisis, lo debemos hacer partiendo de una teoría de círculos concéntricos, partiendo del círculo más lejano en un contexto geográfico, hasta llegar a nuestra persona. En cada círculo, es preciso identificar los riesgos asociados a nivel país, ciudad, distrito, barrio, cuadra y así hasta llegar al lugar que nos encontramos, haciendo una evaluación de las condiciones de seguridad física que presenta e incluso a nivel de las políticas y procedimientos de seguridad, que se cuenten, así como la capacitación y adiestramiento de las personas al interior de dicho lugar.

Es importante evaluar, el lugar en el que vivimos, en el que trabajamos, los sitios en los que estudiamos y a donde acudimos a pasar ratos de diversión, ocio, esparcimiento, deporte o actividades sociales y comerciales. De igual forma, es necesario analizar las formas en las que nos transportamos entre dichos lugares, ya sea que lo hagamos en un medio de transporte público o privado.

</br>

PASO III – PLANES DE SEGURIDAD

A efecto de encarar adecuadamente una crisis, es necesario implementar planes de seguridad. Una crisis implica que algo nos ha rebasado, no obstante debemos evitar que ese algo que nos rebasó nos arrolle, de ahí que es importante preestablecer directrices que nos permitan emprender acciones en casos de emergencia.

Los planes de seguridad son lineamientos para atender situaciones de crisis en los momentos del antes, del durante y del después, es decir, bases de acción para prevenir, contener, mitigar y restablecer una condición de seguridad en un momento determinado.

Dichos planes, deben ser elaborados a nivel personal, familiar, vecinal, escolar, laboral y social, de tal manera que podamos tener claro lo que debamos de hacer para enfrentar adecuadamente situaciones de emergencia.

</br>

PASO IV – HÁBITOS DE SEGURIDAD

El conocer los consejos de los expertos, nos permitirá el aprender que hacer en los distintos escenarios, de manera tal, que al llevar a cabo dichas recomendaciones de manera repetitiva, implementándolas en nuestra vida diaria y estableciéndolas como hábitos, lograremos disminuir considerablemente la posibilidad de convertirnos en una víctima más.

Los delincuentes saben perfectamente identificar a las personas que no poseen dichos hábitos, en consecuencia, al identificar y reconocer a aquellos que sí se desempeñan con base en procedimientos seguros y que han adoptado medidas en torno a sus vidas y sus pertenencias, los disuade de actuar y optan por buscar blancos más fáciles o débiles.

Una vez que se cuente con la capacitación y adiestramiento preciso en seguridad, es necesario capacitar y adiestrar a todos a nuestro alrededor, familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y personal doméstico a nuestro servicio, con el fin de construir ambientes seguros en torno a nuestras vidas.

</br>

PASO V – EQUIPAMENTO

Para vivir seguros y proteger adecuadamente nuestras pertenencias y lugares, es necesario invertir en productos y servicios de seguridad. Existe en la actualidad una vasta oferta al alcance prácticamente de cualquier bolsillo, lo cual propone altos beneficios en términos de equipamiento de las personas.

Sin embargo, es preciso reconocer que para llevar a cabo una correcta selección de productos, debemos contar con la asesoría adecuada, por parte de profesionales en seguridad, quienes nos permitirán además de identificar los equipos y servicios idóneos, el hacer un uso racional de nuestro presupuesto.

Es importante no dejarnos guiar únicamente por vendedores novatos que son parte de un gran contingente de jóvenes reclutados y adiestrado para vender un programa diseñado por grandes empresas para captar abonados y que lamentablemente no nos inducirán a una adquisición inteligente y acorde con un verdadero plan de seguridad acorde con nuestro riesgo y particular necesidad de protección.

Hay que partir también de un contexto, los delincuentes actuales, para nuestro mal, son profesionales del delito, por lo tanto preparados para efectuar los mismos y los ciudadanos qué? Solo nos ocupamos de ello cuándo algo nos ocurre y si tenemos la suerte de reponernos de sus consecuencias optamos por alguna medida, usando el viejo dicho “ A robado, candado”, es decir caminamos detrás del delito y la proyección debe ser al revés es decir caminar delante de él o sea antes y tomar conciencia que la mejor seguridad es la prevención.

Seguiremos creando conciencia.

Boxer Artículo publicado el 2016-11-18
Google Plus LinkedIn
Descarga gratis nuestro ebook y siéntete seguro
Descarga gratis nuestro ebook y siéntete seguro